Retratos de vino: libros, universidad y territorio

11/05/2021

Jaume Llambrich Brull, Ruth Troyano

De las conversaciones entre editores y enólogos en la Facultad de Enología de la Universitat Rovira i Virgili surgió la idea de publicar una serie de perfiles, en formato libro, que mostrara a antiguos alumnos, ya enólogos, creando vino en su territorio. Jaume Llambrich y Ruth Troyano comparten la experiencia de aquel proceso.
Retratos de vino: libros, universidad y territorio

Jaume Llambrich

Una de las múltiples facetas de los editores universitarios es la de orquestadores de presentaciones de libros.

Desde la primera presentación que organizó Publicacions URV, el vino ha tenido un papel relevante porque da un merecido colofón al acto de bautismo del libro: entremezcla a las personas y agita sus conversaciones, se rememoran antiguas ediciones y surgen nuevos proyectos.

Iniciamos esta segunda parte oficiosa de la presentación explicando de dónde proviene este vino: del viñedo de Mas dels Frares, de las manos de nuestros estudiantes bajo la atenta mirada de sus profesores, vinificado en la bodega de nuestra Facultad de Enología.

Con el ir y venir de la bodega y el contacto entre editores y enólogos de nuestra universidad surgieron las conversaciones, el conocimiento mutuo, y la broma de “a ver cuándo nos editas un libro”. Y de esa complicidad, con el paso de las añadas, nació Retratos de vino.

Retratos de vino quiere hacer patente la idiosincrasia de nuestra universidad y explicarla al mundo. Desde la singularidad de la enseñanza enológica impartida desde 1987 queríamos aproximarnos, tanto como fuera posible, al sentido de nuestra universidad, que es la de formar personas en un territorio concreto. Por esa razón, nos pareció que lo idóneo era dar voz a los antiguos alumnos y presentarlos en su territorio, pues cada enólogo vive y trabaja una parte de nuestra geografía. Teníamos claro el dibujo, pero nos faltaban los ojos y las manos para pintar ese mosaico de parcelas de realidad.

Retratos_de_vino_cubiertas
Cubiertas de "Retratos de vino". Ver colección. 

De las conversaciones entre el enólogo de la bodega, Pedro Cabanillas, y el editor que escribe estas líneas salió el nombre de Ruth Troyano, periodista y exalumna de nuestra universidad. Con ella y con el decano Joan Miquel Canals preparamos una lista de exalumnos, que deberían representar distintos puntos de origen y distintas maneras de ejercer la enología. Durante esas charlas encontramos también los ojos que mirarían esa diversidad: Maoz Eliakim, profesor de fotografía de los alumnos de Comunicación. Un proyecto de km0, que fue macerando y cobrando forma en nuestras mentes, y que un día frío de invierno pudo finalmente ponerse en marcha.

Ruth Troyano

Aún recuerdo que era dos de enero cuando Toni Sánchez-Ortiz me acogió en su viejo viñedo para que le entrevistara. Estaba podando. Modelando no solo la próxima campaña de vendimia, sino también la sanidad y la longevidad de sus vides. Me sorprendió su serenidad. ¿Iba acompasado con el ritmo lento pero eficaz de la naturaleza? Unas horas después me di cuenta que lo más perturbador no eran el silencio y la calma, sino su vasto conocimiento. “El vino es el instrumento socializador más grande que la historia ha visto nunca”, me soltó a modo de sentencia. Y aplaudí su firmeza y convencimiento. Tan inamovibles como las cepas que impertérritas soportan el paso de tiempo y alguna que otra tempestad, en una región como el Priorat donde los sueños suceden.  

A pocos quilómetros, en la Terra Alta, los desastres de la Guerra Civil española aún son visibles. El pueblo viejo de Corbera d’Ebre quedó arrasado. Francesc Ferré lo transita con devoción y respeto. Sus vinos son una oda al paisaje y a la lucha por las libertades de nuestros antepasados. Sus catas se viven en las cotas con trincheras donde años atrás corrió demasiada sangre. “Suelos vivos, vinos vivos”, repite. Y persevera en ello. Y su ejemplo y su tenacidad en el cultivo regenerativo del viñedo, dejan huella y crean escuela.  

En el extremo norte del país, Anna Espelt combate los envites de la tramontana con sabiduría. Es una enóloga necesaria. Por reflexiones tan mundanas como las que lanza asiduamente en Twitter –“hay cosas que curan: el mar, la sopa, algunas llamadas telefónicas, y cantar a pulmón lleno y bailar en la cocina con quien siempre ha estado a tu lado”– y por haber creado en sus viñedos sistemas agrarios de alto valor natural. Crea vinos sanos que son generadores de biodiversidad y resiliencia en los ecosistemas donde nacen.

Con ellos tres empezamos la colección Retratos de vino. Con paciencia, fueron llegando más: Miquel Palau, Sergi Colet, Roser Amorós, Xavi García y Maria Sangenís. Hasta ahora hemos contado que su testimonio es vital para ahondar en la figura a veces escurridiza y poco visible del enólogo, pero siempre determinante. También hemos incidido en sus aspiraciones y voluntades en un mundo cambiante con retos clave como el cambio climático y la conquista de nuevos públicos para el vino. Pero hemos escrito poco aún de su enorme calidad humana y del compromiso extremo y tozudo que tienen todos con la conservación del paisaje. La voluntad infinita de cultivarlo, que significa cuidarlo. 

Imágenes inéditas del making off de "Retratos de vino" / Fotos: Maoz Eliakim 

Son mujeres y hombres de compartir mantel y confidencias, de abrir vinos generosamente e inocularte a través de mensajes líquidos la pasión por lo que hacen y la devoción por la región donde lo hacen. Hemos recorrido viñedos a pie y en 4x4, nos hemos sentado a hablar delante del mar, hemos loado a los antepasados sentados en muros vitales de piedra seca. Hemos bebido en mesas de cata y en restaurantes hospitalarios. Hemos conversado en la bodega en plena ebullición en tiempo de vendimia, en manga corta y analizando la maduración de la uva, con estufa de leña y vides desnudas preparadas para hibernar. Hemos divagado juntos entre aspiraciones sencillas y sueños ambiciosos y todos han coincidido en definir su oficio como la suma de ciencia y técnica, pero sobre todo de sentimiento, emoción y arte. Y libertad: la que nace del aprendizaje en el aula universitaria, de ver y vivir mundo después y de volver al viñedo propio, con todo lo conocido. Enólogos que nos han enseñado a mirar el vino desde nuevos rincones, a sorber la luz de tarde que baña los viñedos en verano, a escuchar el manto de colores de la vegetación en otoño… A recordar la fina lluvia que diluía sus palabras después que mi mano las apuntara a bolígrafo en la libreta. A entender que de la incertidumbre se hace vino. A saber que lo mecen muchas manos, y muy sabias. Y que beberlo es vitalidad, energía, entusiasmo, sabiduría, alegría, felicidad, reflexión, pausa… Y es también la mejor manera de conocerlos, porque es la mejor manera que tienen de expresarse.

Presentació en linia Sant Jordi 2020

 
Jaume Llambrich Brull

Jaume Llambrich Brull

Editor de Publicacions Universitat Rovira i Virgili.

1 artículo compartido

Ruth Troyano

Ruth Troyano

Periodista y sumiller. Master en planificación y gestión del turismo enológico. Autora del ciclo de libros "Retratos de Vino" editados por Publicacions URV.

1 artículo compartido

Suscríbete a nuestra Newsletter